A más recesión económica, más ganas de cometer fraude empresarial

Posted on


EUROPAPRESS

La recesión económica ha incrementado la motivación de determinados agentes para cometer fraudes debido, fundamentalmente, a la exigencia por mantener el resultado económico de las compañías, así como la consecución de los objetivos previstos o establecidos.

Esta es la principal conclusión a la que llega un informe sobre delitos económicos y fraude empresarial elaborado por PricewaterhouseCoopers (PwC), a raíz de una encuesta realizada a 3.000 empresarios de 54 países entre julio y noviembre de 2009.

Con la crisis aumentan los fraudes

La apropiación indebida de activos (28%), los sobornos y la corrupción (13%) y la manipulación contable (11%) son los fraudes más repetidos en las empresas españolas, al representar el 52% de este tipo de delitos.

Las compañías españolas han padecido el mayor incremento en número de delitos económicos en los últimos 12 meses (53%). Sin embargo, el 24% de los directivos encuestados afirman desconocer el número de fraudes financieros en sus compañías, frente al 7% de sus homólogos europeos.

Por su parte, el 40% de los empresarios encuestados procedentes de otros países de Europa advirtieron un aumento del fraude en el último año y el 43% a nivel global. Esto refleja que existe una mayor correlación entre crisis económica y fraude en España que en el resto de países.

Por otro lado, el 25% de los profesionales españoles desconoce la frecuencia con la que sus compañías realizaron evaluaciones de los riesgos de fraude en el último año y un 18% de los encuestados manifestó contar con una política de gestión del riesgo de fraude o haber llevado a cabo evaluaciones de estos riesgos en los últimos 12 meses.

Fraude español medio: 730.000 euros

El coste medio del fraude en las empresas nacionales superó los 730.000 euros en los últimos doce meses, sin contar los daños en su imagen o en la motivación de sus trabajadores.

Éstas mismas empresas consideran que, a diferencia de los directivos europeos, los delitos en los últimos 12 meses les han impactado en su negocio de forma muy significativa.

Esta diferencia se debe, principalmente, a que, en España, el perfil del defraudador pertenece habitualmente a la alta dirección mientras que en el caso europeo está asociado a mandos intermedios.

Además, la mayor confidencialidad con la que se trata dichos asuntos en las empresas españolas provoca que, cuando se hace público, el impacto mediático sea superior al de las compañías europeas.

El director responsable de forensic services de PwC, Javier López Andreo, explicó que "los delitos económicos provocan perjuicio económico directo e impactos económicos y sociales indirectos, estos últimos, son los más graves y más difíciles de cuantificar".

El informe concluye que pese al aumento de acciones reguladoras y a los controles antifraude introducidos en los últimos años, el delito económico, en cualquiera de sus categorías, continua siendo una amenaza que afecta a las compañías.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s