Enlaces

La gran estafa. Teoría de las puertas giratorias

Enlace Posted on Actualizado enn


La teoría de las puertas giratorias La expresión inglesa revolving door (puerta giratoria), aplicada a la política viene a definir el cambio de papeles que se produce entre los políticos y los sectores afectados por la legislación que los políticos crean .

La teoría de las puertas giratorias, muy bien explicados en el documental La Gran Estafa del escritor y video-creador Simonfilm , viene a decir lo siguiente: los políticos a ganar la simpatía de los votantes y también para su propio beneficio, el gasto de dinero público en proyectos de gran calado (a menudo innecesarios y potencialmente ruinosos), utilizando para ello el dinero que aportan los ciudadanos a través de los impuestos y endeudándose con los principales bancos que crean el dinero de la nada (el dinero no es más que la deuda en la creación de dinero bancario). Este dinero va a parar manos de empresarios amigos , ya sean grandes empresas, constructores y entidades financieras, que diseñoan presupuestos sobrevalorados por todo tipo de artimañas financieras para hacer la operación legal. Cuando las cosas van mal los jueces destapan la corrupción y los responsables son juzgados con las mismas leyes que los políticos tienen el poder de crear, derogar o modificar . Cuando esto no es suficiente los magistrados que son coaccionados o comprados.

Los beneficiados de la sobrevaloración de las obras públicas conservan sus “comisiones” en los paraísos fiscales, donde, no contribuyen a las arcas del Estado, no produce ningún beneficio sobre el conjunto de la sociedad . En reconocimiento a la oportunidad de negocio brindada al político, este legislará a favor de los grandes bancos imposibilitando que se debilite su poder y los hace beneficiarios de la organización de rescate económico con la aprobación de las organizaciones internacionales como el FMI, el Banco Mundial o el Banco Central Europeo.

Estas operaciones generan finalmente un déficit público insostenible , que no es otra cosa que una gran deuda incurrida por un banco. El político vende la idea de que en el pasado hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y para resolver el problema se pide un rescate a organizaciones internacionales como el FMI o el BCE,que exigirán medidas (cuando no intervienen directamente el país) para garantizar el pago de la nueva deuda contraída, imponiendo recortes duros que carguen con el peso del desfalco en las clases medias y bajas, obligando a llevar a cabo privatizaciones e incluso cambiando la Constitución si es necesario.

Por último, una vez el político termina su mandato, se incorpora como consultor de empresas o bancos que se beneficiaron. Muchos de los altos directivos de bancos como JP Morgan, Goldman Sachs, Lehman Brothers o la energética British Petroleum, Endesa y Red Eléctrica terminan trabajando en los diferentes gobiernos y viceversa.

Anuncios